Por: Daisy Castillo Triviños

2 de abril de 2020. Ese día, se concretó la visita de funcionarios del Departamento Nacional de Derechos Humanos del Colegio Médico de Chile a las dependencias del Centro de Detención Preventiva de Puente Alto, en el marco de la presencia de Coronavirus en el país.

Este centro tiene una población penal de 1.132 internos en prisión preventiva y condenados, pese a que la capacidad del recinto es para 500 reclusos, lo que deja en claro la sobrepoblación y el hacinamiento.

El equipo que participó en la visita fue integrado por el Doctor, Enrique Morales Castillo, presidente del Departamento Nacional de Derechos Humanos del Colegio Médico de Chile, Doctora, Andrea San Martín Palma, Departamento Nacional de DD.HH. del Colegio Médico de Chile, Doctor, Fernando Araos Dattoli, especialista en Salud Pública, Rosa Villa Fernández, Departamento Nacional de DD.HH. del Colegio Médico de Chile, y Francisca Figueroa San Martín, abogada de la sede metropolitana del INDH.

“Cápsula Informativa” tuvo acceso en exclusiva al informe elaborado por el Colegio Médico, documento que da cuenta de la compleja situación existente en el Centro de Detención Preventiva de Puente Alto y que deja en evidencia, el riesgo que están corriendo los internos, los funcionarios y quienes ingresan al recinto, de contraer Coronavirus, porque no hay condiciones de resguardo. En este sentido, se afirma que “el Centro de Detención Preventiva de Puente Alto tiene graves deficiencias estructurales y funcionales que ponen en grave riesgo la salud de los reclusos y la del personal de gendarmería, frente a la pandemia de Covid-19”.

Este informe parte con las respuestas entregadas por el personal que fue entrevistado, en este caso, José Provoste, Alcaide, y Ximena Granifo, enfermera del CDP de Puente Alto.

“¿Existe protocolo de detección y manejo de Covid-19?

-Sí.

¿Se está aplicando?

-Sí.

¿Desde cuándo se aplica?

-Desde el 26 de marzo de 2020.

¿A quiénes se aplica?

-Se aplica a todos, población penal y personas externas (abogados, proveedores, etc).

¿En qué consiste el protocolo de salud para el control de Covis-19 que se aplica?

-Básicamente, es la medida de control de ingreso al recinto”.

En el informe, el Departamento Nacional de Derechos Humanos del Colegio Médico se consigna que “el control de temperatura (se inició la semana pasada), hasta esta semana no había alcohol gel, guantes ni mascarillas quirúrgicas”. Se agrega que “se cuenta con un solo termómetro digital para todo el CDP, el que, además, se usa para evaluar a los reclusos”.

Y continuando con las preguntas al personal del CDP, se consulta:

¿Quién hizo el protocolo de Covid-19?

-Viene del Departamento de Salud de Gendarmería. No existe un protocolo local. Yo, como enfermera estoy elaborando uno para nuestra realidad que espero poner en práctica pronto.

¿Existe coordinación con la red de atención primaria de la comuna?

-Son cosas puntuales.

¿Quién supervisa la aplicación del protocolo de prevención de infección Covid-19?

-Se creó un programa local a cargo de una enfermera de la Dirección Nacional, la señora, Claudia Alvear, ella no trabaja físicamente aquí, está a cargo de todos los centros penitenciarios. Acá no hay ninguna persona específica a cargo, esta responsabilidad recae en el guardia de turno que controla el acceso en la entrada al recinto, él debe controlar la temperatura corporal a todos”.

Medias de distanciamiento físico

En el informe se plantea que “se ha tomado en lo posible, hacia el personal y el recluso. Es una indicación verbal de parte del Alcaide y de enfermería- No hay nada escrito. Consideran muy difícil de llevarlo a la práctica, dada las condiciones propias de la función penitenciaria y las condiciones estructurales del recinto”.

Medidas de aislamiento para personas de alto riesgo

“No se han tomado medidas para separar personas con patologías crónicas u otros factores de riesgo, dado que no hay dependencias para separar a la población por el hacinamiento existente”.

Elementos de protección personal (EPP)

“Hay acceso restringido a los EPP. Enfermería los administra con el criterio de priorizar la entrega al personal de salud y de gendarmería que tiene que trasladar reclusos con sintomatología de contagio Covid-19, ya que no alcanza para todos”.

Se indica que “se nos informa que esta semana habrían llegado sólo 30 overoles desechables y se usan como 6 diarios. No cuentan con mascarilla N 95, antiparras y/o protector facial, pechera elástica desechable con mangas”.

Manejo de casos sospechosos y confirmados de infección Covid-19

“Al jueves 2 de abril 2020, nos refieren que hay 5 casos confirmados de infección Coronavirus (4 reclusos y 1 funcionario).

Dos de los reclusos que son casos confirmados están hospitalizados en el Hospital  Sótero del Río. Los otros dos reclusos confirmados con infección Covid-19, están en un aislamiento que se mentó en las salas de clases que tiene el penal.

Además, hay cuatro reclusos que son casos sospechosos, a los que se les tomó examen de PCR y están a la espera de los resultados, dos en aislamiento en la enfermería y dos en las salas de clases.

El funcionario de gendarmería confirmado con Covid-19 se trasladó al Hospital de Carabineros”.

Detección de nuevos casos

“Respecto a la detección de nuevos casos, nos refieren que cuando un recluso se siente mal, debe informar a los gendarmes del sector, no es trasladado a la enfermería, el técnico paramédico acude al módulo, les toma la temperatura y consulta por los síntomas que tiene.

El técnico paramédico evalúa a los reclusos, según criterio de síntomas presentados: tos y fiebre igual o superior a 38ª, en base a lo anterior decide qué se hace con el paciente.

Constatamos que para efectuar esta evaluación el técnico paramédico no tiene anti parras, delantal plástico desechable y delantal o protección de manga larga”.

No queda claro cómo se procede con el ingreso de nuevos reclusos.

Respecto a la toma de exámenes para casos de sospecha de infección Covid-19, no se toman exámenes en el recinto penal y tampoco pueden derivar para ello al Hospital Penitenciario, se debe trasladar al paciente al Hospital Sótero del Río”.

Medidas tomadas con los contactos de las personas confirmadas con Covid-19

“No es posible separar a las personas que comparten los dormitorios, dado que habitan entre 50 y 100 personas en unos 70 metros cuadrados. No existe en el penal espacio para separar a la población.

No hay un protocolo local para los contactos. Cuando enviaron a personas que luego fueron confirmadas, el médico del hospital ordenó que los gendarmes que trasladaron al recluso, se fueran a cuarentena, dado que no tenían EPP”.

Manejo y procedimiento frente agravamiento de caso confirmado

“La persona a cargo de la enfermería lo manda al Hospital Sótero del Río, en horario no hábil queda a criterio del técnico paramédico”.

Protocolo de fallecimiento caso Covid-19

“Sobre el protocolo para eventual fallecimiento de una persona infectada por Covid-19, se nos informa que no hay un protocolo específico, no se han establecido medidas de desinfección ante eventuales muertes por Covid-19, el recinto no cuenta con bolsas para cadáveres, no hay una coordinación directa con el Servicio Médico Legal”.

LEA AQUÍ EL INFORME COMPLETO DEL COLEGIO MÉDICO

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here