Las maquinaciones en Gendarmería que permitieron levantar a Alveal como director de la institución

Christian Alveal

Por: Equipo “Cápsula Informativa”

Las prácticas de algunos sindicatos para proteger al director nacional de la institución se mantienen y justo ante la seguidilla de denuncias en contra de su jefe, levantan estrategias distractivas.

26 de septiembre de 2018. Ese día, el actual Ministro de Justicia, Hernán Larraín, pidió la renuncia de Claudia Bendeck en la dirección de Gendarmería y, en su reemplazo designó al Subdirector Operativo, coronel, Christian Alveal.

La salida de Bendeck, se habría generado a raíz del supuesto quiebre con el titular de justicia, debido a conflictos internos con el gremio de trabajadores de Gendarmería. La funcionaria pública estaba a cargo de la mesa de trabajo con los gremios, quienes durante ese año, 2018, amenazaron con un paro indefinido exigiendo mejoras laborales.

A través de un comunicado, muy escueto y frío por lo demás, desde el Ministerio de Justicia, se refirieron a la destitución de Claudia Bendeck, señalando: “El Ministro de Justicia y Derechos Humanos, Hernán Larraín Fernández, ha solicitado hoy miércoles la renuncia al cargo de Directora Nacional de Gendarmería a la señora Claudia Bendeck, quien asumió en abril del presente año. Las autoridades ministeriales le agradecen su trabajo y la dedicación entregada”.

¿Por qué llegó a la dirección de Gendarmería Christian Alveal? No hay que olvidar que tiene un “padrino”: Álvaro Corbalán Castilla, ex jefe operativo de la CNI, conocido como el “agente del corvo de oro”, quien cumple condena en el módulo 1 de Punta Peuco, desde el 25 de enero de 2000 y su término es el 31 de diciembre de 2999.

A Corbalán se le imputaron 12 delitos de homicidio calificado, 1 homicidio simple y asociación ilícita, entre otros delitos.

¿Por qué Alveal es el protegido de Álvaro Corbalán? El 3 de diciembre de 2020, “Cápsula Informativa” publicó un artículo exclusivo del Memorandum Nº 001 –mayo 2011 bajo el primer Gobierno de Sebastián Piñera, en el que, expresamente, Corbalán le envió un mensaje al Mandatario, a través del senador de Renovación Nacional (RN), Francisco Chahuán, en el que solicita que mantenga a Alveal en un cargo relevante y de jerarquía.

Álvaro Corbalán, ex CNI.

¿Qué dijo Corbalán en su carta?

Lo siguiente y de manera textual:

“Referido a: Apoyo, respaldo y defensa al Gobierno de S.E., el Presidente de la República, don Sebastián Piñera…Asociación Nacional de Oficiales Penitenciarios (ANOP): El comandante, Christian Alveal Gutiérrez, es el presidente de la Asociación Nacional de Oficiales Penitenciarios. Es ingeniero comercial y se sugiere mantenerlo como asesor en un nivel importante de manera permanente”.

El portazo a la directora Bendeck

Al interior de Gendarmería y según fuentes consultadas por “Cápsula Informativa”, en la salida de Claudia Bendeck participaron dirigentes de los gremios considerados como “brazo derecho” de Alveal, de esos que ante todo lo que les pida, su respuesta es “yes, man”, “yes, jefecito”. La estrategia fue ir generando ruido, levantar denuncias – como el caso de los ecuatorianos agredidos al interior de la cárcel- y hacer un montaje para ir mermando la gestión de la directora, abriéndole el camino a Alveal que era Subdirector Operativo y que lo instalaran como director nacional de la institución y, así fue.

Claudia Bendeck.

En agosto de 2019, el diputado (RN), Jorge Durán, en entrevista en CNN, afirmó que “estamos en presencia de una institución pública con alto poder de fuego que, además, en reportajes anteriores pudimos ver cómo llamaban a revelarse contra la autoridad, cómo llamaban a acuartelarse propios de un golpe de Estado. Además, las denuncias vertidas en el reportaje (de Chilevisión), la cual fue un montaje para llegar al fin de sacar a la directora nacional de ese entonces, se utilizó a estos ecuatorianos, poniendo en riesgo su vida. Acá, no sólo hay un tema ilegal contra los derechos humanos de los reclusos, o sea, el fin justifica los medios y son denuncias, la verdad, propias de una mafia, propias más que de una asociación sindical, de una organización mafiosa”.

El parlamentario agregó que hay fuentes que señalan que “acá hay un modus operandi (dentro de Gendarmería), propio de una organización criminal, en la que los distintos funcionarios que no están en esta cúpula, les arman sumarios, lo que se ha denominado como la mafia de los sumarios. Tú estás a favor de este liderazgo, no te abren causas, si tú estás en contra, te levantan un sumario. A los que son cercanos a esta organización, finalmente, los sumarios quedan en nada. A los fiscales, los amenazan y si no logran el objetivo, les levantan causas para sacarlo del sumario”.

Jorge Durán, en la misma entrevista, manifestó que “los distintos sindicatos se revelaron en  contra de la autoridad (Claudia Bendeck), o sea, fue organizado. Inventaron la enfermedad y después inventaron la cura, ¿y cuál fue la cura?, sacar a la directora y asumir el líder de esta organización que venía gestando esto, parece que en forma premeditada”.

Seguidilla de denuncias

Lo cierto es que desde que asumió Christian Alveal como director nacional de Gendarmería, su gestión ha sido fuertemente cuestionada y lo que llama la atención es que su manto de protección se mantiene y, pese a la gran cantidad de denuncias en su contra, por actuaciones irregulares, al hombre no lo mueve nadie de la dirección de la entidad. Eso, demuestra que el cuidado que le brinda el ex CNI, Álvaro Corbalán se mantiene hasta el día de hoy.

Por ejemplo, no le pasó nada ante la denuncia de más de $398 millones invertidos en “funciones críticas” entre el director de Gendarmería, otros 3 coroneles y una abogada. Tampoco con las denuncias en su contra por persecución y prácticas sindicales, ni de despidos y transgresión de derechos fundamentales. Y tampoco le pasa nada cuando no acata los fallos judiciales, demostrando que se manda solo.

También quedan en el olvido los sumarios viciados que ordena levantar, las querellas en su contra por injurias y calumnias e, incluso, la denuncia de que la institución le arriende una casa por $1.500.000, en circunstancias, que no corresponde.

En defensa del “jefe”

Y, precisamente, cuando aparece una y otra denuncia contra el director nacional de Gendarmería, justo uno de los gremios cercanos a él, como es la Asociación Nacional de Funcionarios Penitenciarios (ANFUP) levantó una señal de alerta por malas condiciones para trabajar, con turnos de esclavitud. ¿No será un voladero de luces para distraer la atención y que la mirada no siga puesta ni atenta en las denuncias contra Christian Alveal? Digamos las cosas como son, todo coincide.

A través de un comunicado, desde la ANFUP, expresaron su rechazo por retornar al funcionamiento normal de sus labores, mientras se mantenga el Estado de Excepción, debido a condiciones de salubridad inapropiadas al interior de los recintos y están en una paralización de actividades. ¿No le resulta curioso que salgan protestando?, ¿no será que quieren ayudar al “jefe” para sacarle las miradas que tiene encima?

Cabe mencionar que los únicos gremios de Gendarmería que han actuado con consecuencia y no están comprometidos con la administración actual son la Asociación de Gendarmería Técnicos Profesionales de Chile (Agetpro) y Antrag. Estos gremios, por lo demás, han sido discriminados y postergados por Alveal y el famoso frente penitenciario, sin considerar que también representan un número significativo de asociados de todas las plantas.