Enrique Paris
NACIONAL

“Pase de movilidad”: Piñera lanza la pelota de la responsabilidad al Ministro Paris

Por: Equipo “Cápsula Informativa”

En la jornada de ayer, el Presidente, Sebastián Piñera, dio varias entrevistas grabadas a los canales de televisión, menos a La Red -canal que ha manifestado públicamente su rechazo a cubrir al Mandatario, lo que haga o diga-.

En una de esas entrevistas para la TV, Piñera sin el más mínimo gesto en su rostro, sin arrugarse más, lanzó toda la caballería al Ministro del mes, al Ministro del día, al Ministro del año, al Ministro y subalterno más fiel, hasta ahora: Enrique Paris.

Y hacia Paris y la Subsecretaria, Paula Daza, Piñera tiró los sables y, de paso, la responsabilidad de la puesta en marcha del polémico pase de movilidad. Ese pase que la gente está usando para recuperar libertad, pero ante más de 36 mil fallecidos por Covid-19, lo que resulta no sólo un contrasentido, sino también una irresponsabilidad.

Las declaraciones del Presidente, dejan en claro que las lealtades son frágiles, que duran poco o nada, en la esfera política, que puedes tener al funcionario más fiel, más leal y que, incluso, hace todo lo que quieres, si le pides que se tire al suelo, lo hace. Sin embargo, la puñalada llega en cualquier momento.

¿Qué dijo Piñera?

“La información que me dieron a mí los ministros y los subsecretarios de Salud es que este tema había sido conocido y recomendado por la mesa de expertos y también había sido conocido por la mesa social”.

Y hay que preguntarse, ¿qué dirá el Ministro Paris de la dulce frase que le envió el Mandatario? Hay dos opciones: o da un paso al costado y renuncia al cargo que, por años, buscó -ya en el Gobierno de Michelle Bachelet hizo esfuerzos por ser Ministro y en la primera administración de Piñera, también- y la otra alternativa es que asuma toda la responsabilidad, que llore con un dejo de tristeza y sea el funcionario ideal que carga hasta con las malas decisiones de su “jefe” y se confiesa culpable del gran error del pase de movilidad en un momento absolutamente inoportuno.

¡De mal en peor!

Uno de los aspectos que llama la atención y que no deja de sorprender es la capacidad, de algunos, de traicionar, así como así, demostrando que la actividad política hace mucho tiempo que dejó de ser noble, de preocuparse del bienestar de la ciudadanía, de contribuir a mejorar la calidad de vida, y que se ha transformado en una batalla donde se intentan autodestruir.

Es una batalla donde los protagonistas dejan en evidencia su miseria, sus más bajos principios, ¡bueno, si es que los tienen!

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.