Por: Equipo «Cápsula Informativa»

Poca expectación, para decir lo cierto, generó el cambio de Gabinete que, anunció este jueves el Presidente, Sebastán Piñera. Y no hubo mayores cambios, más bien, el tradicional juego de la silla musical. Uno se pregunta, ¿estos cambios son relevantes para la ciudadanía y para hacer frente a la emergencia que enfrenta el país?

Si bien, Sebastián Sichel, presentó su renuncia como Ministro de Desarrollo Social, pese a ser el Secretario de Estado mejor evaluado en su cartera, el gran premio por dar un paso al costado es que asumirá la presidencia del Banco Estado. ¡No hay dónde perderse con ese influyente puesto! Y, hay que mencionar, que, al parecer Sichel no quedó muy conforme con su salida y en su rostro lo reflejó, mostrándose muy serio y con evidente molestia.

Del Ministerio de Desarrollo Social, sale Sebastián Sichel y, en su reemplazo, llega Cristián Monckeberg, quien era Ministro de Vivienda y Urbanismo, la carta que su partido, Renovación Nacional, según fuentes de RN consultadas por «Cápsula Informativa», quería ver en ese Ministerio para que el conglomerado tuviera mayor injerencia en el cuadro político.

Y como Cristián Mockeberg dejó el Ministerio de Vivienda, en su lugar, llega Felipe Ward, quien estaba en la Secretaría General de la Presidencia y, en la Secretaría General de la Presidencia, se instala Claudio Alvarado.

¡Mañalich: el intocable!

A pesar de los cuestionamientos al Ministro de Salud, Jaime Mañalich, por el manejo ante el Coronavirus, el Presidente, Sebastián Piñera, no movió de su cargo a su amigo.

Tampoco hubo modificación alguna en el caso de la Vocera de Gobierno, Karla Rubilar, quien también ha sido blanco de críticas por el manejo comunicacional de la pandemia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here