Fuente: Cámara de Diputados

En sesión vía telemática, el grupo parlamentario escuchó a los representantes de los funcionarios públicos y de la Red de Salud UC Christus.

Por la vía telemática, la Comisión de Salud de la Cámara escuchó el testimonio de los representantes de la ANEF y de la Red de Salud UC Christus, quienes se refirieron a la situación de los trabajadores en el marco de la pandemia.

En primer lugar, expuso el presidente de la Agrupación Nacional de Empleados Fiscales (ANEF), José Pérez, quien se refirió al llamado del Ejecutivo al retorno seguro de los trabajadores de los servicios del Estado, oficio circular número 18 que calificó como “errático, irresponsable e incluso criminal”, que pone en riesgo la salud y la vida de las personas.

El dirigente nacional de la ANEF, agregó, que llevan tres semanas de disputa sindical con el Ejecutivo por este retorno y que, luego de algunas reuniones, se ha acordado un plan gradual -aún no definido-, que se aplicará cuando baje el peak de contagio.

Por otra parte, denunció que algunos trabajadores han recibido presiones de sus jefaturas por whatsap para que se presenten en forma voluntaria en sus puestos de trabajo, lo que han aceptado debido al temor de perder sus empleos.

Pérez señaló que la ANEF ha pedido participación en la Mesa Social Covid-19, pero sostuvo que no han tenido respuesta.

Red Salud UC Christus

En segundo lugar, participó el presidente del Sindicato de Profesionales de la Red de Salud UC Christus, Delfín Levicoy, quien denunció la grave vulneración de derechos con cerca de cuatro mil trabajadores.

El dirigente dijo que la salud privada ha tenido menor ocupación de lo habitual y en el caso de la Red Salud UC Christus -que posee el Hospital Clínico, tres Cesfam, la Clínica San Carlos de Apoquindo y la red ambulatoria- se decidió cerrar agenda y reprogramar cirugías.

Sostuvo que la empresa decidió acogerse a la ley de protección del empleo lo que afecta a cerca de 700 trabajadores con la suspensión de sus contratos. Además, adoptó como medidas: la reducción de la jornada laboral a la mitad destinada a más de 700 funcionarios y la rebaja de sueldo de 900 trabajadores.

Levicoy explicó que todas estas medidas han sido bajo presión y amenaza vía zoom, sin derecho a preguntas. Agregó que las personas que se negaron a suspender sus contratos fueron despedidas inmediatamente.

Además, le preocupa el rol social de la Universidad Católica en este conflicto laboral y que el rector de esa casa de estudios no se refiera al tema.

La Comisión acordó continuar analizando la situación de los trabajadores de la salud, para lo cual citarán en una próxima sesión a la Federación de Trabajadores de la Salud Privada, a la Asociación de Clínicas Privadas y a la Confederación Nacional de Trabajadores de la Salud (Fenats Unitaria), desde donde han denunciado falta del elementos de seguridad para el tratamiento de casos de Covid-19 en los recintos públicos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here