Fuente: Cámara de Diputados

La Comisión de Educación escuchó al Ejecutivo y a diversos representantes de establecimientos educacionales, con el objeto de conocer sus posturas respecto de esta iniciativa que comienza su trámite legislativo.

En el marco de la pandemia por COVID-19, la Comisión de Educación inició el estudio del  proyecto de ley, fruto de una moción parlamentaria, que prohíbe a los establecimientos educacionales particular subvencionados y particular pagados, cancelar la matrícula para el año 2021 a estudiantes que presenten deuda de colegiatura producto de la crisis económica vivida el presente año.

Para ello escuchó, vía telemática, al subsecretario de Educación, Jorge Pizarro,  además de a representantes de colegios particulares y trabajadores de establecimientos subvencionados.

El subsecretario Poblete indicó que el resguardo de la educación de todo niño en Chile está asegurado y que el derecho que tiene todo niño a la educación es un deber del Gobierno. Por ello, añadió, le parece inadecuado el proyecto, desde el punto de vista de querer instaurar una metodología que existe para otro ámbito, como es el mundo subvencionado, “para colegios que cuentan con una libertad de enseñanza y una autonomía en su proyecto educativo”.

Por su parte, la diputada, Cristina Girardi (PPD) coautora de la iniciativa precisó que “el sentido de este proyecto no es condonar deudas de colegios particulares pagados y subvencionados, sino buscar como país la solidaridad, para que el derecho a la educación persista”, afirmó.

Establecimientos particulares

La instancia también escuchó las opiniones sobre la iniciativa de Guido Crino, presidente de la Federación de Instituciones de Educación Particular (FIDE); Hernán Herrera, presidente Nacional de Colegios Particulares de Chile (CONACEP); y del representante de la Coordinadora Nacional de Organizaciones de Trabajadores de Educación Particular Subvencionada (CONATEPAS), Eduardo Cisterna.

Guido Crino, señaló que los colegios están en una situación crítica e informó que en una encuesta realizada a establecimientos afiliados a su organización,  el 98% de los establecimientos educacionales presentan morosidad en sus mensualidades.

“Estamos en una situación crítica, necesitamos brindar apoyo a los alumnos. A nosotros nos mueve la idea de que ningún niño pueda quedar privado de educarse por razones financieras”, sentenció.

Por su parte, Hernán Herrera, indicó que los colegios particulares subvencionados se han visto sumamente afectados producto de la crisis sanitaria.

“Los colegios están en riesgo de un colapso financiero, Acá no hay solución en legislar para permitir la continuidad de los alumnos en un colegio subvencionado o particular pagado en el año 2021, si la continuidad de ese colegio y su proyecto educativo puede colapsar en el año 2020, financieramente”, afirmó.

Finalmente, la comisión también escuchó a la presidenta de la Coordinadora de Padres y Apoderados por el Derecho a la Educación (CORPADE), Dafne Concha; y a los presidentes de los Centros de Padres y Apoderados de colegios particulares subvencionados de Chillán: Colegio San Vicente, Colegio San Buenaventura, Colegio Purísima Concepción, Colegio Seminario Padre Alberto Hurtado e Instituto Santa María; quienes manifestaron su preocupación por la situación que viven miles de familias y brindaron su apoyo a la iniciativa.