Fuente: Ministerio del Deporte (#EsDeporteRadio)

El equitador nacional clasificado a sus segundos Juegos Olímpicos, conversó con #EsDeporteRadio, donde compartió los logros de su carrera deportiva y las tareas de su rol como militar, que hoy lo tienen patrullando las calles de Quillota, debido a la pandemia del Coronavirus.

Carlos Lobos, seleccionado chileno de equitación, reside en la ciudad de Quillota, donde se desempeña en el Regimiento Granaderos, en su grado de Mayor de Ejército de Chile, en una carrera que hoy lo tienen realizando patrullajes por la cuarentena decretada por la autoridad sanitaria, producto del Covid-19.

El deportista fue el invitado de #EsDeporteRadio, donde también contó que disfruta a la tercera de sus hijas, que ya tiene cuatro meses, y que espera volver pronto a los entrenamientos para enfrentar de buena forma los Juegos de Tokio 2020, en lo que será su segunda participación olímpica, tras Río 2016.

El seleccionado del Team Chile señaló que “en la ciudad de Quillota estamos en cuarentena, lo que demanda mucho trabajo. Hemos estado realizando patrullajes y apoyando las medidas tomadas por el Ministerio de Salud para evitar que el Covid-19 se siga propagando dentro de la población. Lo bueno es que la comunidad se cuida mucho porque entendió la importancia de realizar una cuarentena efectiva. Esperamos pronto avanzar en este proceso para luego entrar a la nueva normalidad y como país vencer la crisis causada por la pandemia”.

El equitador nacional comentó también que “la convivencia entre la vida militar y la carrera deportiva requiere de un gran sacrificio, ya que debemos lograr compatibilizar las tareas propias de la función militar con las labores familiares, que muchas veces sacrificamos para dedicarnos al deporte. Porque si queremos estar en las grandes ligas debemos participar de los circuitos que se desarrollan en Europa, Estados Unidos y Oceanía”.

“Hoy, no estoy entrenando debido a la pandemia, pero tengo fe en que en los meses de septiembre y octubre volveré a las prácticas habituales, para luego enfrentar las competencias internacionales de noviembre y diciembre. Lo que me deja tranquilo es que mi caballo Ranco está en muy buenas condiciones físicas, mantiene sus entrenamientos habituales y sus cuidados médicos”, aseguró el deportista Proddar.

El binomio chileno retomará el 2021 su participación en competencias internacionales con la mente fija en logar una buena participación en Tokio 2020. Una verdadera distinción deportiva.