Por: Equipo «Cápsula Informativa»

 El destacado tenista paraolímpico, Robinson Méndez, lamentó lo ocurrido con el menor, Baltazar Díaz, de nueves meses y que fue víctima de una «bala loca», mientras dormía, junto a sus padres, en la comuna de La Pintana.

El deportista vivió un hecho similar, que cambió para siempre su vida y lo dejó parapléjico.

Todo ocurrió cuando tenía 10 años. Una «bala loca» que se perdió durante el asalto de un almacén le impactó en la espalda y le produjo serias lesiones en la médula espinal. Pese a esta tragedia, que lo dejó en silla de ruedas, pudo reponerse y convertirse en uno de los deportistas más destacados del país.

“¿Hasta cuándo? 24 años de la bala loca que me dejó en silla de ruedas, gracias a Dios estoy vivo», escribió en sus redes sociales.

Fotografía: Santo Tomás en Línea

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here