Por: Equipo «Cápsula Informativa»

Debido a la pandemia del COVID-19, se han adoptado distintas medidas en el país con el fin de proteger a la población más vulnerable, como es el caso de las personas mayores y en especial aquellas de 80 años o más. Dichas medidas, como el distanciamiento social, pueden llevarnos a hablar de una recesión social, al existir una disminución de contactos o relaciones entre las personas, aspecto del cual Chile no está excluido.

Para explorar en la situación actual, el Observatorio del Envejecimiento para un Chile con futuro -que surge de la alianza entre la Universidad Católica y Compañía de Seguros Confuturo- realizó una encuesta online entre el martes 7 y el domingo 12 de abril, a 826 participantes. Sondeo que además complementó con una ronda de entrevistas telefónicas dirigidas a personas de 60 años o más, con y sin acceso a Internet. Si bien ambos instrumentos no son representativos a nivel nacional, esbozan y permiten explorar algunos aspectos a los que las personas mayores se han enfrentado durante las últimas semanas.

Los resultados del sondeo revelaron que uno de cada cuatro adultos mayores no cuenta con apoyo para realizar las tareas del hogar, tampoco para llevar a cabo controles y atenciones médicas, incluyendo la vacunación. Asimismo, un 25,4% declaró no tener asistencia para realizar trámites como el retiro de su pensión, visitas al banco, entre otros.

Por lo general, los encuestados declaran contar con un apoyo más limitado por parte del personal de municipios, fundaciones u organizaciones. Por ejemplo, en la realización de controles o atención médica, un 6,3% de los encuestados manifestaron disponer de la asistencia de dichas entidades.

Mirada de los expertos

Macarena Rojas, directora del Centro de Estudios de Vejez y Envejecimiento UC, comenta que “en el contexto que estamos viviendo es vital la articulación que se pueda hacer entre las distintas entidades de la sociedad, se requiere un esfuerzo conjunto del Estado, la sociedad civil, la academia y todos los actores que puedan involucrarse para poder apoyar a las personas mayores, en su heterogeneidad, y en sus necesidades actuales”.

La pandemia de COVID-19, ha tenido distintos efectos entre las instituciones público y privadas, y entre entidades de apoyo a las personas mayores. El contar con intervenciones y apoyos dirigidos a esta parte de la población se ha hecho vital para ayudarlos en esta contingencia. En ese sentido, el el rol de las instancias y líneas de ayuda entregadas por el Servicio Nacional del Adulto Mayor (SENAMA) y/o fundaciones como Míranos o Amanoz, han sido fundamentales para los adultos mayores en situación de vulnerabilidad y para quienes necesitan información o algún tipo de ayuda.

“El trabajo ha sido muy intenso en las últimas semanas. Existe una heterogeneidad de razones de los llamados, pero un número importante corresponde al tema de cobros de pensiones o de información sobre los bonos que se entregan o entregarán”, indica Muriel Abad, jefa de la División de Planificación, Desarrollo y Control de SENAMA. Agrega que se ha detectado un “aumento (de consultas) en temas más complejos, como el maltrato en personas mayores o necesidad de apoyo psicológico, así como aspectos sociales”.

Según datos de la encuesta CASEN 2017, entre las personas de 60 años o más, un 13,4% habita en viviendas unipersonales. Por otra parte, un 50% de los adultos mayores vive solo o con una persona más, principalmente su pareja, no en viviendas multifamiliares.

Macarena Rojas señala que “es necesario que las instituciones, público o privadas, puedan responder a la heterogeneidad de las personas mayores, que son el principal grupo de riesgo frente al contexto de pandemia, y para esto es vital que exista una correcta comunicación entre estas, la que permitirá entregar apoyos efectivos y adecuados”.

¡Mirada optimista!

Si bien los resultados de la encuesta exploratoria deben someterse a un seguimiento, ya que pueden variar en el tiempo, durante los días en que se realizó el sondeo -7 al 12 de abril-, la mayoría de los encuestados se mostraba optimista frente a la contingencia nacional en los días en que se realizó la encuesta. Un 73,9% declara tener confianza en que todo saldrá bien y más de la mitad indica que se ha sentido feliz en los últimos 7 días. Sin embargo, un 55% ha manifestado sentirse “solo” pocas veces o frecuentemente.

La gran mayoría de los encuestados (72,6%) considera que a nivel personal el contexto actual tendrá consecuencias positivas para ellos. la cifra cae aproximadamente 5 puntos porcentuales -hasta el 67,6%- al hablar de si dichas consecuencias también se darán a nivel país.

Entre quienes consideran que a nivel personal el contexto actual traerá consecuencias positivas, un 26,7% indica que valoraran más la vida, lo que tienen y a quienes los rodean. Asimismo, uno de cada cinco considera que obtendrán mayor unidad o convivencia familiar.

Sobre el Observatorio del Envejecimiento para un Chile con futuro

El Observatorio del Envejecimiento para un Chile con futuro nace de la alianza entre Compañía de Seguros Confuturo y la Universidad Católica de Chile. Se estableció con el objetivo de visibilizar información relevante sobre los adultos mayores en el país, a través del desarrollo de estudios que permitan sensibilizar a la opinión pública y revelar tópicos de impacto social relacionados a la vejez y el envejecimiento de los chilenos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here