Coronavirus

Por: Equipo «Cápsula Informativa»

Hace una semana las regiones de Aysén y Los Ríos fueron las primeras en iniciar el “plan retorno”, con algunas restricciones sanitarias en restaurantes, cines, teatros y eventos deportivos, entre otros.

Y estos días, desde el gobierno dieron a conocer cómo será el plan “paso a paso” –modificable- donde mencionaron las cinco instancias por las que debemos pasar para volver a empezar con la nueva normalidad.

Dentro de las condicionantes para comenzar con el programa están los Indicadores epidemiológicos, Red asistencial y la Trazabilidad; y es dentro del último punto mencionado donde las empresas tienen que poner énfasis al momento de recibir a sus trabajadores, a través de un testeo constante para evitar posibles contagios.

Uno de los test con mayor certeza es el que distribuye la empresa chilena Andes HSG, – con 92% de precisión, 97,1% de sensibilidad y 100% de especificidad-, el que es administrado por personal de salud, esta prueba indica en 15 minutos si el paciente tiene los anticuerpos.

Además, ayudan a detectar casos asintomáticos, ya que reconoce la presencia de la Inmunoglobulina M, que es el primer anticuerpo que aparece en la respuesta inmune y que indica una infección reciente y puede usarse como diagnóstico auxiliar de infección temprana.

“Este test permite detectar los niveles de anticuerpos desarrollados por la persona ante la presencia del virus, entregando una evidencia biológica fundamental para el período de cuarentena y post cuarentena”, señaló Guido Albornoz, Gerente Comercial de Andes HSG.

Debido a que los test no son autoadministrables, la empresa cuenta con un equipo de profesionales de la salud que realizan la prueba, “desarrollamos esta estrategia para que las empresas puedan realizar un seguimiento a toda la organización, que incluye el test pero además una encuesta y con eso poder determinar: población de riesgos, posibles asintomáticos, seguimiento de indicadores macros de riesgo social y biológico y generar alertas tempranas preventivas”, detalló Albornoz.

Dado que el período de incubación del virus es de 14 días, se recomienda realizar el test cada dos semanas, de esta manera el paciente lleva un mejor control de los ciclos de contagios del virus.

La única certeza que existe es que mientras más monitoreos existan, más se puede prevenir el número de contagios. Para contribuir y evitar un posible rebrote del virus durante el paso a paso del retorno a la normalidad.